Monday, April 24, 2006

Mea culpa.
Confieso públicamente mi pecado de palabra: no he agregado una sola a este abandonado espacio destinado para ello.
Y qué va. Edmundo Valadez debería jalarme las patas esta noche por no seguir su regla de oro: escribir todos los días, pues -como dice el Principito- cada quien es responsable de aquello que ha cautivado.
Bien, mañana lo haré. Esta noche me está llamando una cama y Morfeo porque mañana hay que reiniciar una rutina burocrática de levantarse poco antes de las seis.
Buenas noches. O buenos días: ya es otro amanecer.

7 comments:

jose fá said...

¡Hola! Sólo para abrazarlos.

Glenda said...

bueno, bueno.. veo que ya puedo dejar comentario, pero como que nos exige mucho para poder dejarlo, no?..:
aprobar comentarios :O, verificación de la palabra!

saludos!

Glenda said...

what the fuck! :S
esto no me agrada, ya dejé el comentario y ahora no lo podrán ver hasta que ud. lo apruebe! ¬¬
bueno, borre este..
un beso

comadre y madrina said...

Fita y Glenda!

jeje.. sorry, Glen... no soy muy experta aun; más bien soy la culpable involuntaria. Déjame ver qué más puedo modificar para que no pida tanto roolo.

Fita: gracias por este abrazo. Va de nuez hasta Canapas multiplicado por dos. ¿Cómo va la organización por el Centenario?

Pina said...

Gracias por tomarse la molestia de asomarse y todavía recibir órdenes casi marciales del sistema.

Anonymous said...

Puedo o no puedo?

Marmoleja said...

Yesss!!!!!