Monday, April 24, 2006

Capiropost
  • el Siles
  • los ochentas y la perrada reporteril
  • el día del libro... y más.

Tanto que hay para escribir. No sé por qué la desidia de tomar hasta hoy a la PC por las teclas. Y sí... es que existe tanto!. Dentro de unos minutos será 25 de abril; el Silesalberto lo llamaba el Día internacional de la Alegría, ojalá aún tenga ese ánimo que tanto contagiaba a sus amigos, la perrada reporteril de los ochentas en la ciudad del sol. Así que la víspera del "día" del Sup, el del santo patrono de la Feria principal de Aguascalientes, el hijo de Antonio Sánchez y de mi primo Marcos Saucedo es hoy, o bueno, la fecha que iniciará dentro de exactamente 84 minutos -considerando la hora en que escribo, claro- pero es ya el pretexto; es decir, dos días después de los fallecimientos de los dos grandes de las letras hispánica e inglesa, 401 años de la publicación del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, en ese bello volumen adquirido el viernes pasado en el Sanborns: ¡qué decente edición!, pienso yo... me gusta; mejor que aquella adquirida en la librería de A.S.U. en Tempe aquel septiembre de 1980, sobre la cual me tomé el privilegio de subrayar para llevar la clase de Seminario de Don Quijote aquel otoño en que conocí El Diario del Ché en Bolivia. ¿Imaginará usted lo que eso significa?... conocí y compré el primer ejemplar del Ché Guevara en Estados Unidos!!!, allí donde participé en las marchas de protesta por las calles, un poco a escondida de las cámaras, pues formaba parte de los estudiantes extranjeros, lo cual implicaba ser casi casi uno de los conejillos de india llevados a observar "admirar" y (posiblemente, según ellos) "alabar" el American way of live, o el Paraíso yanqui, como lo llamábamos los alumnos de Letras, Física, Matemáticas, Economía y otros estudiantes de la Unison a quienes aun nos tocó la época de Castellanos. \nEn qué iba... sí, ha sido una regresión a los ochentas, a medidados de la cual conocí a Alberto Siles, que entonces era reportero del Tribuna del Yaqui. Con la ayuda del Siles había yo redactado mi primera nota de la fuente: Iniciativa Privada. Fue una reunión en la Canaco. ¿A quién importará todo esto? El hecho es que desde la sala de redacción del periódico Información llamé por teléfono para pedirle, con toda la confianza del mundo, que me ayudara a elaborar la nota. Después de eso, ese convirtió casi en mi gurú, pero además un entrañable amigo a quien no sólo yo, sino muchos -estoy segura que todos- estimamos. Recuerdo de manera especial a Gaby Cortéz, quien trabajaba para Canal 12 -hoy Televisa Hermosillo- y quien desde hace años vive en Alemania, cerca de Colonia, hasta donde fuimos a buscarla en un viaje durante un recorrido por casi diez países. De su familia le habían enviado latas de chile, rielitos, tamarindo y dulces típicos de Sonora. Nuestra búsqueda fue infructuosa; a pesar de que un skinhead nos dirigió en su moto, no pudimos dar con esa pequeña ciudad que pareció tragarse el país que este 2006 será anfitrión del Mundial de Fulbol... ah, pero finalmente abrimos las latas de chile en el comedor de un pequeño albergue juvenil de Pisa, Italia, donde el resto de los comensales cercanos sólo nos miraban extrañados con el olor del chipotle y los jalapeños.

Recordar al Siles es también conservar vivos en la memoria a muchos periodistas que, si bien antes recorrieron las calles en busca de la nota, hoy son jefes con algunos kilos de más que ocupan los asientos más envidiados y las oficinas más refrigeradas de los medios de comunicación o de algunas dependencias de gobierno, la IP o paraestatales. Ejemplos: Mirna Gálvez, una joven y entusiasta reportera del Primera Plana, inquieta y solterísima que hoy, además de ser mamá de 7 u 8 hijos, es nada menos que la encargada de Difusión de la bendita C.F.E. Yolanda González y Pancho Trujillo, que se fueron a los Yunáirest, donde seguro siguen oliendo la tinta, como alguna vez me dijeron en el Información "aquel que huele la tinta no puede separarse nunca de ella". Rocío Banda, también de Primera Plana en aquellos años, y hoy en el área de comunicación social del Congreso del Estado (junto con Silvia Duarte); Rocío tiene 2 hijos (Carlitos, el mayor -quien solía acompañarla en ocasiones a reportear- , es ya un reconocido artista: ha ganado un concurso nacional de cartel y montado exposiciones de su obra) Mónica, la menor, está a punto de ingresar a la Universidad.

Martín Ruiz, de Televisa Hillo.(donde ha permanecido siempre); Irisdea Aguayo, columnista de EHUI.com que ha logrado tener su propio periodico; Ana St. Clair, de quien he perdido la pista; creo que sigue viviendo en Querétaro. Luego el Cayetano Enrique Lucero, que ahora se ha vuelto artista plástico y casi representante de la tribu Seri.

Elizabeth Quijada y Mirna Jiménez (ambas importadas de la UNIVA, al antiguo Canal 6, hoy Telemax). Sé que me faltan un buen, pero he mencionado los de a pié por aquellas soleadas calles de la ya no llamada Ciudad de los Naranjos.

Hay muchísimos más que ahora deben estar no sé dónde. Pero el Siles, al menos hasta donde supe en el 2005, está encargado de un notiflash en Rocky Point. Si alguien llega a leer esta capirotada de post y lo hizo hasta su última línea; además de agradecerle, quiero pedirle un favor: enviar mi saludo afectuoso a todos ellos y muchos más. Feliz cumpleaños, estimado amigo Siles!!!

8 comments:

Glenda said...

el tal carilitos no esta en artes plásticas en la uson?..

Pina said...

Sí, ¡ese míx!
por cierto... ya no es tan Carlitos, sino carlotes, jeje, pero así le llamabámos.

Besitos

Glenda said...

...y así le siguen llamando.

saludos

Marmoleja said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Marmoleja said...

El Director del perìodico el Sonorense, no recuerdo su nombre (Salazar?) que se viò envuelto en un problema laboral, (creo) motivo por el cual cerrò el periòdico, fuè compañero mio de la secundaria, èl nos contaba ya de adultos, algunas anècdotas de los periodistas; Abelardo Cassanova fuè vecino mio cuando yo estaba soltera. ¿te toco conocerlos Pina?

Pina said...

Por supuesto, Marmoleja. Trabajé en El sonorense. De hecho, Don Abelardo fue muy buena onda. Un tipazo; mi padre fue su compañero de clases en la primaria: allí en la escuela Cruz Gálvez.
No me tocó estar cuando cerraron el periódico cuando tenía ese nombre, pero tiempo después me invitaron a colaborar como columnista en la sección cultural, donde me publicaban los jueves, hasta que cerró definitivamente esa esquina de Blvd. Luis Encinal y Royal.

Anonymous said...

Hola Pinaaaaa!
Me di gusto saber de ti a través de este medio.
Mándame tu tel para localizarte cuando vaya por rumbos de Guaymas.
Saludotes y un abrazo.
Irisdea
irisdeaguayo_pvv@hotmail.com

Pina said...

Hola Iris!!
Claro que te enviaré un mensaje.

Saludos y ¡qué buena onda encontrarte!