Tuesday, September 09, 2008

Cumplir, un verbo mal conjugado.

Et bien, cumplí 49. No sé por qué el común de las mujeres se "quitan"los años o esconden su edad, si esa se ve clarita -y a veces hasta de más- en nuestra cara. Yo sé que a nadie le importa la mía, pero la menciono sólo porque es la última vez en la vida que me verán de lo que pueda señalarse peyorativamente como la mujer cuarentona. La digo también para ver si se van preparando para los festejos del medio centenario de tan ilustre e insignificante servidora vuestra. Debo confesar que en mi larga (pero muy divertida y envidiable) existencia me he topado con la suerte de tener a gente que siempre de los siempres olvida mi cumpleaños. Puedo mencionar las excepciones con la palma de mi mano, pero no lo haré. La cuestión aquí es ¿la gente tiene mala memoria, no la quiere gastar, se hace como que no sabe o le valen los cumpleaños a diferencia de mí, que recuerdo hasta el cumpleaños del perro de una vecina que no hallaba qué nombre ponerle. Pero bueno, lo que ayuda a veces es que tu fecha de cumpleaños es más pública que la caida en bicicleta de nuestro dizque presidente de la nación que por cierto pareció Crónica de una muerte anunciada por quello de que al día siguiente debía presentarse con el II Informe de actividades que en realidad ni tenía listo). Y como al menos en mi trabajo hay una lista mensual de los cumpleañeros que te va avisando de las fechas, ese ya fue el motivo para echarse un pastelito de Suspiros y unas botanas; si no, nadie lo hubiera recordado. Pero mi pregunta principal es ¿por qué demonios consideramos importante nuestro cumpleaños? si ese dato, lejos de beneficiarnos nos divide las más de la veces?; al menos a lo que he observado quienes están a punto de llegar a los 18 son de los más emocionados porque de ahí en adelante pueden entrar a un antro, o comprar un pomo o hacer algo libremente. Pero fuera de esa edad (ah, y los cursis 15 años!!! -¡wak!-) sólo las pastelerías son quienes se benefician realmente. Bueno, me voy... a seguir cumpliendo años poco a poco, como todos pues! E insisto: el verbo real es ¿cumplir?

11 comments:

jose fá said...

Pina querida, como Lucina también tan bien querida decía cada día al despedirnos en la biblioteca: ¡un día más! y yo le decía: no, Luci: ¡un día menos!

festejar, sí, porque pudimos vivir doce meses más con todo sus días y noches a pesar de tantas babosadas (y no tanto) que a veces nos hacen sentir que ni un minuto más... en fin.

Pero la idea es ésta: No es un año más: es un año menos... creo

Cuídate mucho. Yo también lo haré porque quiero acompañarte en tus 10lustros y deseo estar en los cursis 15 años de Mariana y en los que convertirán a Santiago en treintón ... y etc, etc.

Reitero mi abrazo afirmando que CUALQUIER motivo que nos haga acercarnos es valedero y valioso

pd: añoro escribirte una carta, como ves

Pina said...

Ay, Fita!
si es así quiero seguir acumulando años, meses, días, si todos pueden seguir así de apreciados como hasta hoy lo han sido
y que viva el pastel de chocolate ¡amarrrrrrrrrrgo! ¡qué rico!; te faltó probarlo en el Sky, Fita... Ya vendrás para saberlo.

Y, ¡claro! debo ser madrina de esa quinceañera. Espero que para entonces la Mar (o las modas)hayan cambiado el tipo de vestido para estas ocasiones.


chale! hablar como viejitas tan públicamente!

Jani said...

Jajajaja! Qué feliz día, P. mía!

Hagamos un clú!! Yo también digo chale, pero les pido le digan a Mar que haga a un lado el vestido de merengue rosa y use minifalda negra de cuero, bota a media pierna, medias negras y blusa como le dé la gana. Eso escogería (ahora) yo. Es más cool :D

Ah, los 18 no son garantía de nada. Si no, pregúntenle a la Anais, que suspiraba por llegar a los 21 para que la dejaran entrar a los casinos en Las Vegas...

Por cierto, ¿ya viste que hoy Las Vegas amaneció de gorrito y mantas rosas y azulitas?

Besos a las dos, mi P. y la Fita :D

jose fá said...

Danzón dedicado a Pina(ouch, me equivoqué, es cita, no danzón):

"Entro en mi 78° año en bastante buen estado, al fin de cuentas; todavía con la suficiente curiosidad para que desee seguir viviendo; sin excesivo cansancio ni asco de mí mismo ; no queriéndome mucho, pero juzgando que es cómodo vivir, acomodándome."
André Guide, en Diario (1889-1949)

Pina said...

un clu, jeje. ¡Eso!

¡cómo no recordar, querida P.!
Y si a esas vamos también me acuerdo de que a la Mely no la dejaban entrar en los casinos de Las Vegas (el año en que se casó la Ara) porque estaba chaparrita. Y a mí tampoco me querían permitir la entrada a ver uuuuuuuuuhhh! "10", la Mujer Perfecta, con la Bo Dereck. Y a ti, que no cumplías ni los 15, te permitieron entrar facilísimo... ¡Los bodrios de películas a los que íbamos...! Por eso ahora nanai de cine in Gayson City (gays on city).

Pina said...

un clu, jeje. ¡Eso!

¡cómo no recordar, querida P.!
Y si a esas vamos también me acuerdo de que a la Mely no la dejaban entrar en los casinos de Las Vegas (el año en que se casó la Ara) porque estaba chaparrita. Y a mí tampoco me querían permitir la entrada a ver uuuuuuuuuhhh! "10", la Mujer Perfecta, con la Bo Dereck. Y a ti, que no cumplías ni los 15, te permitieron entrar facilísimo... ¡Los bodrios de películas a los que íbamos...! Por eso ahora nanai de cine in Gayson City (gays on city).

Pina said...

jajajaja..
Fita!

así es!

ya tenemos otra razón para crear el club, jejeje...

FeLi said...

Entonces hay que ir preparando tus fiestas patronales, por todo lo alto (y lo bajo, que de seguro será más divertido).
Si Frida tuvo su exposición por un centenario, tú tienes que cumplirnos haciendo dos períodos de festejos, que bien puede ser el oficial y el after.

nacho said...

Ando aquí actualizándome y me entero de tu cumple... un abrazo y nos daremos otro por acá en el Festibral de la Palava.
Que sigamos cumpliendo muchos más. no?

Pina said...

Gracias, Nacho.
Espero poder estar por ahí.
(y -cumplir-, jeje)

Pina said...

Felinita..
imagínate unas fiestas patronales in gays on city...
(´tás invitada)