Sunday, August 10, 2008

Con abrazo a Reynaldo, que ahora se recupera de una úlcera duodenal, pero desde su cama escribe. Va un poema suyo, tomado de acá

CARACOL Esto es un poema que tiene que ver con mi mujer ( Esos pedazos de ternura que Dios nos regala cada cien años) Pero en realidad es un poema amargo y tiene que ver con un caracol les cuento hace unos días mi mujer fue a la playa con unas amigas a meditar a tratar de arreglar el mundo desde la fe y yo le pedí humildemente un caracol no importaba que fuera terrestre o lunar yo quería simplemente un caracol pero mi mujer llegó con las manos vacías y el espíritu alto ahora repaso esos breves regalos que uno acumula como una herencia caballitos de ajedrez torres de pizza libros en miniatura pero no tengo un caracol y es por ello que me siento a escribir un poema amargo pero no es contra mi esposa ni nada parecido yo escribo contra esa amargura de no tener un caracol ni terrestre ni lunar y pensar que somos una isla que estamos rodeados de lentos moluscos que miran y sospechan de nuestras pasiones esa misma pasión de querer tener algo que de repente !zas! así como el que no quiere las cosas se convierte en madera para escribir un poema amargo por donde desfilan mi mujer unas amigas una playa y los deseos de tener un caracol.
Reynaldo García Blanco
Santiago de Cuba.

2 comments:

Lina Caffarello said...

Sí, Pi. Aquí aparezco de nuevo para saludar al Rey, enviarte un beso y pensar en qué bello será ese caracol cuando el tiempo lo haya convertido en amonite. Mil cariños.

Pina said...

Cara Li:
Esta sí es una sorpresa y lo será con mayor razón para el Rey, como un regalo respuesta a su pregunta de saber ¿cómo andás?

Un abrazo así de inmenso, amiga.