Sunday, November 12, 2006

Carta
Eso es lo que me recuerda esta fecha: el día del cartero.
Sí, el día de mi padre; de ese ser que me dejó en este mundo entre sus seis cartas para la historia.
Besos hasta esa oficina de correos en la que ha quedado para siempre.

23 comments:

jose fá said...

Si tus besos le llegan como casi estoy segura, que le llegue también mi abrazo... y también a ti, Carta (cuándo tu papá iba a imaginar que destinada al Bruno)...

Pina said...

sí... lo único que -estoy segura- él imaginaba es que un paquete de felicidad llegaría a cambio de esta entrega ...inmediata, je.

Gracias.
Van de nuez y chocolate esos abrazos

Máximo Ballester said...

Solidarizado contigo, hondo, intimo te digo que se muy bien lo que es perder un padre. Y ganarlo para siempre en el corazon. Donde lo llevo a todas partes mientras viva.

Un beso y un abrazo totalmene fraterno.

Pina said...

Merci, Maxim!

poly said...

Pina, hace ya algunos años,en mis ratos de astío por esas materias que "NO", me gustaban, fuí a saludarte a la dirección de la escuela, y tú, sentada detrás de un escritorio frente a una vieja maquina de escribir, me narraste algo de tu padre, algo así de unos inolvidables viajes a bordo de el tren bala, algo había de peculiar en ello pero no lo recuerdo. tú sí? o estoy equivocada?.

saludos

poly said...

algo así como una costumbre favorita de almas viajeras, quiza por eso seas así... de vaga jijiji!!

Pina said...

Sí, Poly: creo que recuerdo el lugar, la vieja Olivetti y la anécdota.
Era de cuando a mi apá le daba por decir: "vámonos" y sólo alcazábamos a llevar una o varias latas de sardina y tortillas de harina recién hechas por mi amá. Jé.. qué tiempos y qué espíritu de vagancia aquél.
Hay anécdotas muy parecidas en distintos puntos geogràficos de mi vida. Como estudihambre de ASU, en Tempe, comía de gorrión las donas al salir de la misa (por la cuales se debìa pagar en un frasco lo que fuera tu voluntad)
En Zurich, alguna vez tuvimos que compartir entre 5 una pieza de pollo y un vaso de jugo de naranja. En Gotingen, Alemania una noche dormimos en el pasillo de un edificio de estudiantes; en Bruselas, mi hermana y yo tuvimos que optar por una orden de Mc Donalds en lugar de un rico filete de pescado a la belga; en Cancún dormimos en un hotel que nos costó 28 pesos la noche; en Florencia sobrevivía a veces por el azucar que guardaba del café que tomaba por las mañanas; en París, Laura y yo comíamos taquitos de tortilla con chiltepin y sobritas de machaca... en fin, creo que tengo material como para un libro de miserias, jeje.
Ah, los recuerdos! ahora mismo recuerdo el lonche que mi amá preparó para el camino en aquel nuestro primer viaje al DF en familia, cuando yo tenía 10 años.
Ya se que nadie envidiaría estos viajes, pero cuáto los aprecio con el correr de los años.

poly said...

Esssso!!!!!!!!!!! eso quería que escribieras.

complacida, Gracias.

César venegas said...

Pina, le mando un abrazo fuerte, aquí ando, igual que usted, vagando entre palabras, me gusta su blog y creame que nos veremos mas seguido por acá. ahora que leia sobre tus viajes "sin lujos" me recordaste algo que casi me hace llorar, pero esa es otra historia. Un beso y un abrazo fuerte, si tiene un tiempito dese una vuelta por mi animalerio, ahi ta algo pa uste.

Pina said...

César: muchas gracias por el escrito en tu página. Allí te dejé un comentario.
Saludos.

César venegas said...

He leido tu comentario Pina y antes que otra cosa debo decirte que realmente lo siento mucho , pero tambien debo decirte que contigo me pasa algo muy extraño, no sé, llamemosle coincidencias, sabes? soy del 6 de octubre dia de San Bruno. Y creo que tú, siempre serás una gran mujer. Un abrazo y un beso, cuídate y hasta la próxima.

Pina said...

Gracias, Cesarín.
El Bruno festeja su día el 6 y cumple años el 28 de octubre. Su hermana Laura (mi cuñada) nació exactamente el día de San Bruno también: el 6 de octubre, como también la fecha de cunpleaños del poeta Juan Bañuelos, maestrísimo amigo nuestro.

Saludos y gracias, amigo.

César venegas said...

Hola Pina, sólo venía a desearte un buen fin de semana y que crees? jjajajaja, ahora no sé si reírme o empezar a preocuparme,jejeje, me casé el 28 (de octubre), y mi única cuñada se llama Laura, no sé si esté forzando las cosas y buscándole casualidades, pero esto, por lo menos a mí, me arranca a cada rato una sonrisa

Pina said...

Válgame Dios!
Acabo de encontrar a Laura. Y eso que la vemos uuuuuuuuuu... cada caída de una casa.
Casualidades curiosas.

Saludos

nacho said...

Por qué atas la fecha con la de tu padre??

Mi hermano Marcos cumple ese día.

Saludos...

Isolda Dosamantes said...

Pina: te mando un abrazo fraterno.

Pina said...

Nacho:
Mi padre fue cartero.
Y fue de los pioneros de que se festejara tal fecha a los de su gremio en Hillo.
Murió un día 12, pero de febrero.
El 12 era su número preferido.

Mi madre en cambio amaba el día 22 porque -como Letizia y Felipe- se casaron un 22 de mayo.
Ella murió un 22 de febrero del mismo año en que murió mi padre; es decir ambos murieron en ese febrero del 98. Se llevaban 10 días de diferencia en su fecha de nacimiento y tambien fueron 10 días de diferencia en su fecha de muerte. ¿Cómo ves?

Saludos.

Pina said...

Isolda, amiga.
Tzie,tzie, tzie! ...(Gr@tzie)

besos hasta Beijing.

César venegas said...

Que hay pina, le envio un abrazo y por aca la ando visitando, cuidese

Pina said...

Danke, mein Camarad César

Salud!

nacho said...

OK... eso lo explica todo... gracias... y bueno, es triste que se vayan los padres. Tu texto es bello y encierra una alegoría íntima. Un beso.

poly said...

Me resisto, y me resisto a la idea de perder un día a alguno de ellos, no puedo creer aún que le haya llegado la vejez a mi papá, quisiera verlo eternamente como antes, el magestuoso e inquebrantable.
jaja, eso sí, le compré un bastón y casi me da con él...jijiji

Marmoleja said...

Pina: siempre me entero al final de los acontecimientos. saludos y fortaleza.