Tuesday, June 13, 2006

Martes 13
No hay mucho qué decir que valga la pena dejar en este trozo virtual de hoja blanca. Eso pensé esta tarde mientras subía por la calle de la Carrier en dirección al Espíritu Santo, nuestro templo religioso vecino. Y al sudar por la humedad de un día que parecía no acabar nunca, me preguntaba a quién importaría si agregaba o no un nuevo escrito hoy martes trece, fecha que, para muchos, invita al temor, sobre todo a partir de la superstición aquella de: "ni te cases ni te embarques". Aun así, el Bruno salió a Hermosillo desde temprano y -salvo un susto en el Tufesa- llegó sano y salvo (sobre todo libre de una insolación por las temperaturas de 46°C. a la sobra y que aquí en el Puerto no necesitaron llegar tan alto para traernos como vil trapo viejo) Así que decidí no seguir pensando más del asunto y me apresuré a llegar para encender el aire acondicionado, tomar un baño y tirarme feliz sobre un aposento fresco y libre de toda preocupación. Luego encendí la P.C. y me sumergí a revisar mis sitios favoritos. Me encontré con un post tan rico que no puedo sino recomendarlo aquí mismo; es el blog de la Fita y no les doy más señales, sino el link respectivo por si quieren acercarse a ese mágico mundo que es Canapas, su lugar, su territorio; uno que ya hubiera querido el Gabo. Digo... El día que conozcan esa ciudad minera y cuna del movimiento obrero en México, y lo comparen con la narrativa de la Fita, podrán comprender el por qué de la teoría de la Relatividad de Einstein... digo, es sólo una hipótesis mía; últimamente me ha dado por relacionar las ecuaciones matemáticas con el estilo poetíco en un texto.
En fin, no pretendo convencer a nadie. Sólo les brindo y comparto esto que Josefa Isabel pone a la disposición de sus lectores: http://quemevanahablardeamor.blogspot.com/2006/06/la-parte-trasera-de-mi-casa-es-un.html
Es todo. Feliz Martes 13.
p.d. Este miércoles 14 (que en realidad ya lo es al momento de concluir este post), sería el cumpleaños 78 del Ché camarada, ese que nos ha seguido en viajes por el mundo y la vida.
Aquí se queda la clara,
la entrañable transparencia
de tu querida presencia,
Comandante Che Guevara.
Carlos Puebla

2 comments:

jose fá said...

¡Gracias por recomendar mi post! Uno hace lo que puede (y ya lo comprobé, nunca se puede hacer más) Guaymenses, dos: les quiero mucho.

Testigo de Santiago said...

De nada... de nada.
¿Por qué "de nada" o "por nada"?; suena más lógico eso de "no hay por qué darlas", pero como a la vez connota al albur (que daría lo mismo en una conversación de iguales) pues por eso se dice así: "de nada"
En fin. Tu blog me gusta cada vez más.