Thursday, June 15, 2006

El poema ganador de los Juegos Florales Anita Pompa de Trujillo 2006 (de Alejandro Ramirez Arvayo), y que será premiado en 23 de junio en Sáric, Sonora.
Siete glosas del álbum de las maravillas
Eres sabio y cobarde, estás herido en las mujeres húmedas, tu pensamiento es sólo recuerdo de la ira. Ves la rosas temibles.
Ah caminante, ah confusión de párpados.
Antonio Gamoneda
I
De vértice hacia adentro, detrás, en la minucia líquida del cuerpo, en íntimos estremecimientos de paloma.
Creces mujer
en tus copiosas sustancias; has de plegarte ceremonial, así, en un nacer sin fin, revelación y vértigo; yo soy el cazador, tú, la collareja acosada: ahora duermes apretada en tu secreto corazón de empuñadura y sombra.
II
Para aquellos que tiemblan la oscuridad es la oculta lengua, la copla y la semilla; en sus bocas la luz es destruida, nace en sus pechos, como en coronado pleamar, la hoguera que tiene el perfumado dolor de algunas ruinas.
Yo voy de tu vientre adentro, tras el preciso proceder de la materia trémula, trepidación vertical, manos en zarpa; niego de ti la tregua y el calcinado clamor de aquellos vinos, tomo tu estancia pasajera, el cáliz de la voz secreta.
Efímera en ti misma vuelves como entonces,
a punto el escanciado almidón de los ensueños; y quedarás así abandonada ahora
en las lechosas cutículas, uncida de sordos relámpagos al cuello: redimida para siempre en lo que huye.
III
Manos extensas cubrieron tu silencio absorto, hubieron contra la playa en llamas de tu cuerpo no las mismas aguas,
iridiscentes naves, fulguraciones; la tarde de oro caía por tu rostro,
el golfo hervía, agónico y dichoso en la urgente cofradía de sus rayos. Manos verticales de un antiguo grabador de vértigos no contaron tu historia: jugaron el destino infeliz de conocer los colmados racimos de los cuerpos abismados, hicieron de la más frágil materia un salmo dactilar, que ahora se yerga.
IV
No hubieron voces ni desplazada agonía: solo la muerte, pequeña como un astro,
antigua como la sonrisa; detrás de un tiempo igual en todo al manuscrito de las maravillas veo tu boca aún deshecha, naciente contra un río de fértil sangre definitiva.
Yo pido al fin retroceder hacia ti con la penumbra.
V
Vi en esa hora los mil trozos
de un callado lienzo, algo como
cifradas huellas de gorrión, vi también horrendas crines a contrafuego,
imprecaciones de los látigos en azul silbo.
No existe soledad más atroz que la del sueño.
Abrí mi boca como un ojo poderoso y hambriento,
busqué el camino de regreso hacia tu vientre en calma: lucidez es la palabra que precisa de agonías
y soterradas
sílabas, silencio.
VI
Por tus labios he plantado olas y olas
con el golpe de una misma luz:
¿Cuál es el significado de la llama? ¿Cuántos ojos tiene el mar al medio día? ¿Dónde culmina tu desnudez nocturna? ¿Triunfa de algún modo la sonrisa?
Por tus manos abro en floración el árbol laborioso de las venas,
llevo a la piel
las demarcadas cruces del sudor feraz;
quiero beber de aquellas aguas sonámbulas o sumisamente tocar el pie.
El placer es el delicado terror de la alegría.
VII
Me dio
contra la cara lo que alguna flecha yerta,
lo que ese amargo veneno hacia la boca.
Tus manos temblaron
tembló la tierra, giró la niebla
y el dolor hundió su primera raíz en cuerpo abierto.
La verdad es ligera, mueve sus párpados:
yo te llevo a la boca como un trozo de alimento,
como si bajo mi lengua hubiera
alguna desgarrada provincia
de palabras fugitivas.
Decir tu nombre es robar la luz,
y yo te nombro ahora con la punzante
definición del alba y sus cuchillos:
Amanece ya, hemos
de avanzar hacia el túnel cenagoso de las horas:
El verano levanta esta ciudad sin lunas,
nosotros mientras tanto,
cavilamos moribundos
bajo un doloroso signo de ceniza.

6 comments:

Juan Pablo Navarrete Aldaco. said...

No está mal!

Pina said...

Hola, Su Santidad!

Pina said...

Perdón, el acomodo casi siempre me resulta un desmadre.
Afortunadamente la calidad del texto sopporta ese desacomodo. Trataré de arreglar ese desorden.

Saludos

Juan Pablo Navarrete Aldaco. said...

Hola, Pina del Puerto. Ya mañana es el juego de México.

Sicofante said...

Gracias por poner el poema Pina, como siempre tan diligente. Y sí, en unas horas veremos a ver qué hacen los "ratones", ojalá y ganen, neta.

Saludos

Alx

Anonymous said...

Híjole!.. pensar que en estos momentos (antes del partido -con minúscula-) se debate la preocupación mayor de los mexicanos...lo cual prácticamente nulifica cualquier otro interés por los debates de los Partidos de una inmerecida mayúscula.
En fin, que gane el color que es vida y que siga saliendo el sol. Más bien, el rey de los astros seguirá saliendo para todos, (péjele a quien le peje).

Saludo mundial.