Sunday, August 06, 2006

6 de agosto
Es el 6 de agosto del 2006, la fecha en que una bomba destruyó a miles en un solo día, la misma en que otros miles sufren la zozobra del mismo animal monstruoso que es la guerra.
Y uno se pregunta qué pensará aquél que está detrás de la pantalla; ese cuyo cuerpo mutilado es llevado a un hospital lleno de moribundos, el de la mujer clamando por sus hijos que ya no existen, el de aquel que sabe que sin fin es el camino y la esperanza algo que no cabe en su menú de términos conocidos.
Es el sexto día del octavo mes de un año par, pero igual pudiera ser cualquier otra fecha, otro año, otros rostros.
Me pregunto si uno es capaz de tomar el lugar de ese que no nos mira; ese al que tal vez observamos una noche, a la hora de nuestra cena, ese que tal vez olvidó también lo que es el hambre.
Entonces, terriblemente avergonzada, me pregunto qué puedo hacer mientras un mundo se derrumba y sólo atino a satisfacer mi "hambre" de la tercer ración diaria de alimentos; de qué manera ayudo a la humanidad o qué pudiera hacer por los desvalidos que hoy son "aquellos" pero algún día podríamos ser "nosotros".

4 comments:

Marmoleja said...

Tristemente: NADA, pero en la voràgine o la rueda de la vida, sensibilizarnos con el dolor ajeno es acercarnos un poquito a lo celestial y alejarnos de lo mundano.

Pina said...

Sí, tal vez hasta la paz nuestra es una semilla posible. No lo sé. Y en todo caso esta "paz" puede convertirse también en indiferencia, lo cual es más cruel aún.
Saludos,Marmoleja, desde el doloroso aniversario de Hiroshima y Nagasaki.

Sicofante said...

Pina,

El amor es "acto y presencia" dice San Agustín, así que creo, y al decirlo no me ruborizo, que en la vida cotidiana podemos abrirnos al otro, al prójimo, en la palabra y en la acción. Suena fácil pero es toda una revolución de nuestro espíritu. Sigamos caminando y no perdamos nunca la esperanza.

Saludos par allá para vos y para el poeta.

Alx

Pina said...

Sí, Alex. La esperanza, aunque para muchos es un término que ya carece de sentido, existe para aquellos que han aprendido el camino. Ojalá podamos mantenerla, compartirla o repartirla a quienes aun nos sobra.

Gracias por la visita y los saludos(aunque ahora el internet y el cable estén ausentes en casa)
Saludos también de este par.