Friday, May 19, 2006

ANDRÉJ MANUEL, LA PONIATOWSKA Y MIRNA (A.J) VIRGEN
Es viernes. Anoche este puerto se durmió con sol, aunque algunos terminaron en el más agrio pleito político. Y es que sucede que ayer en la tarde, al filo de las 19 horas, nos visitó el Peje "il Pecce". No quiero hablar de polaca barata; pero les cuento que Andrés Manuel, Lopez Obrador, ese aspirante a la Presidencia de la nación, ese al que -según se ve- el PAN le tiene pánico; ese que según el "ilustrado" de Catón "es el favorito de los ignorantes y los pobres" (Sic); ese candidato chaparrito y de pelo canuzco ... el Peje, pues, me abrazó, me dio la mano y yo le regalé un clavel rojo y una nota en la que una ciudadana le decía: "Eres la Esperanza mayor de los mexicanos; te esperamos aquí como Presidente". Frente a la plaza de los 3 Presidentes de Guaymas, André Manuel dijo "Yo quiero ser su cuarto Presidente"
Ya he dicho que no vale la pena hablar de detalles mínimos, il populo acudió sin los acarreos tradicionales y ya. Si quieren más detalles, lean La Jornada.
La Pony y la Mirna
Bueno, el título de este post lleva el nombre de dos mujeres: una escritora nacida en París y una periodista que vio la primera luz en Tuxpan, Elena Poniatowska (la de los siete nombres) y Mirna Jiménez alias Mirna A.J. Virgen, mi amiga, mi camarada, mi colega y casi hermana desde hace casi 20 años. Ambas cumplen años; no los mismos, pero ambas son mis amigas. Un abrazo para ambas y otro para Andréj Manuel... mi amigo Il Pecce.
P.d. El Polacas vino desde Hermosillo entre la gente de la comitiva de AMLO
P.d.(2) Me dio gusto saludar a reporteros de mis años en ese medio: Felipe Larios, Rafael Ordóñez, el Jara, Roberto Dike, entre otros de las nuevas generaciones.

2 comments:

Juan Pablo Navarrete Aldaco. said...

Andres Manuel, ignorante o no, sabio o no, es una representación concreta de la diferencia, y la diferencia es revolución, posteridad, augurio.

Besotes, Pinina (sustancia no apta para cualquiera) Pinina: vale pero no cuesta.

Pina said...

Gracias, Su Santidá.
También van besos de regreso.
¿Cómo va esa vida?

Salúos calurosos! (je, ni modo que no lo sean en este desierto?)