Wednesday, February 08, 2006

Carta a Serrat. Querido Joan Manuel: Permíteme un momento antes de presentar tu concierto del cien por cien en Hermosillo. Estoy en Guaymas, una ciudad sin cine en el mundo (aunque existe la promesa de que construirán siete salas para el verano del 2006, lo cual está por verse; el año pasado prometieron lo mismo y asi pasamos más de un año sin pantallas... en fin, eso es grilla; me callo) Lo que no me callo y quiero decirte, es que me casi me muero de envidia, impotencia, tristeza... y todos esos etcéteras que sólo un ciudadano de tercer mundo y de nivel económico --como el mío-- puede sentir al no tener los medios para asistir a una presentación de su ídolo en un concierto dirigido a admiradores de un status... mmm... digamos "aceptable". Me he leído todas las notas de los periodicos locales y estatales que hablan acerca de la única función que presentarás esta noche en el auditorio cívico, en Hermosillo; anoche escuché lo dicho por Elena Poniatowska en el noticiero de López Dóriga; las entrevistas y presentaciones en otros programas como Animal Nocturno o el noticiero Por Adela; he estado rastreando tus pasos por el país y hasta por otros sitios de América Latina... y qué me queda? sólo te venido siguiendo anónimamente encantada de tus canciones y respuestas a cualquier pregunta. A través de este intento por ganarme un boleto para verte esta noche, he aprendido secretos y datos tuyos que no imaginaba conocer, por ejemplo, jeje...sobre tus pedos, según lo leí en una entrevista de 100 preguntas indiscretas que publican sobre tí en el internet. Me he tenido que humillar para enviar una súplica a los de El Imparcial a que hagan el favor de ayudarme a conseguir el boleto para verte. Pero todo ha sido inúltil; la única Trivia que pude contestar un domingo (de las tres reglamentarias) la envié por e.mail después de una larga búsqueda en la red que me tomó más de dos horas. La primera no la vi a tiempo y la última no se hizo porque me fui de vista al cumpleaños de mi sobrino Edgard Felipe y ahí no había internet. Mi primer intento por ir a verte estaba sujeto a una prestación económica (compensación por puntualidad y asistencia del año pasado) que nunca me llegó, al igual que más de veinte compañeros en mi centro de trabajo. Por si fueran pocos los motivos, se agotaron los boletos a la venta y ya me he convertido en un ser mortal (así le llamo yo a no poder tener la facilidad que tienen los periodistas o personas que cuentan con una charola de cualquier medio de comunicación). Así que, mi querido Serrat, ese a quien he llevado a pasear a mis viajes: a veces en cassete, en otras por el CD walkman... ya te digo, no podré estar cerca de tí esta noche: ahí, a unos metros o hileras de butacas del conciento que esta vez aha traido el tec de Monterrey, alias ITESM Aun con este deseo que no puede ser cumplido, quiero decirte, por si no pudiera volverte a ver, GRACIAS, con mayúscula, aunque ese tamaño de las letras no me guste mucho. Gracias, camarada, ese que es casi como uno, casi como todos. Gracias Serrat, por ser (aunque lo hayan dicho ya muchas veces) UNICO.

3 comments:

Lina Caffarello said...

Querida Pí: de haber sabido de este recital, tus amigos dispersos por el mundo te hubiéramos enviado colaboraciones para que no te privaras de ver a Joan Manuel.
Que los genios y las hadas te concedan pronto este deseo.
Desde Buenos Aires, un beso grandote de Lina

Pina said...

Gracias, Li. La intención es lo que vale. Además, esta mañana me encontré con la sorpresa de que me trajeron una camiseta de la Gira 100x100 2006 de Serrat. Esta me la envió mi hermano César, quien sí asistió con María.
Saludos.

Marmoleja said...

Yo tampoco pude asistir por causas de fuerza mayor($$$), amo las versos de sus canciones, porque significan una etapa muy bella de mi vida, cuando mi marido era "un soñador de pelo largo".